Ortodoncia

Los avances en el mundo de la ingeniería y los modernos materiales dentales han dado como resultado que hoy en día los aparatos de ortodoncia fija, los brackets, sean cómodos, discretos y eficaces.

Ya no hay excusas para lucir esa sonrisa sana que siempre hemos deseado. No hay que olvidar que unos dientes mal colocados ocasionan problemas a largo plazo como enfermedades en las encías, derivadas de la difícil higiene en zonas con dientes apiñados o la pérdida de las piezas dentarias, con la consiguiente desestabilización de nuestra boca y apariencia.

Con los brackets y alambres estéticos alcanzaremos los objetivos deseados aunando la comodidad de una aparatología casi invisible con unos materiales innovadores y de primera calidad.

En cuanto a los brackets metálicos, poco queda ya de ese gran tamaño original que provocaba yagas y un aspecto llamativo.  Su cuidado pulido, pequeño tamaño y baja fricción, hacen que sean una solución ideal para corregir nuestros dientes en un plazo de tiempo corto con las mínimas molestias posibles.

Así pues, ya no hay razones para no lucir una boca sana, limpia y ordenada ya que una sonrisa bonita es la carta de presentación más importante.

¿Qué es la ortodoncia?

La ortodoncia es la especialidad de la odontología que se encarga de colocar en su posición ideal los dientes dentro de la cavidad oral.

La importancia de la ortodoncia radica en que unos dientes  bien colocados, además de aportar una sonrisa bonita y agradable, permitirá alargar la vida de los mismos. La duración de un diente depende además de una correcta higiene, de que las fuerza que genera nuestra masticación se distribuya de una manera adecuada repartiéndose entre todas y cada una de nuestras piezas dentarias evitando, de este modo, los temidos problemas de la articulación mandibular (dolores de cabeza, articulares, dentales así como molestias en los oídos).

¿La ortodoncia se puede poner en adultos?

La ortodoncia está indicada siempre que haya una maloclusión (mala relación entre los dientes y el hueso sobre el que están colocados así como de los dientes entre sí).

En el caso de pacientes adultos además se presenta dos indicaciones importantes, una de ellas es la enfermedad periodontal (coloquialmente conocida como piorrea), presente en un gran porcentaje de la población mayor de 25 años. La enfermedad periodontal provoca la pérdida de hueso y con el tiempo de los dientes, dicha enfermedad es más común en pacientes con dientes mal colocados, ya que esta situación hace muy difícil una correcta higiene oral y por consiguiente propicia la aparición de las bacterias responsables de la inflamación de las encías. perdida dentaria y mal aliento.

La segunda indicación en los adultos es el dolor de nuestra articulación mandibular, reflejado en dolores de cabeza, oídos e incluso pacientes que lo manifiestan como “dolor de cara”. Una buena posición de los dientes permitirá que la relación entre ambos sea estable, que las fuerzas de nuestra musculatura (la más potente del cuerpo) se distribuya de una manera equitativa entre todas las estructuras.

Por lo tanto, una boca con los dientes correctamente alineados hace que el cepillado dental sea fácil y rápido otorgando una correcta salud, además de estética a nuestra boca y articulación.

¿Cuánto dura un tratamiento?

Un tratamiento de ortodoncia puede llevar desde 6 meses en los casos más sencillos a una duración media de entre un año y medio o dos años, siendo este el tiempo máximo que se debería de intentar no superar.

La duración de un tratamiento de ortodoncia puede variar influido por muchos factores, como el tipo de hueso que tenga el paciente, la potencia muscular de la cara, la situación inicial del paciente, la realización o no de extracciones así como el cuidado dental (una correcta higiene) y el del propio aparato (evitar ciertos alimentos, cepillado, correcto almacenaje,…)

Por todo ello, se realiza un estudio completo en la Clínica Dentem, que comprende fotos de la boca y de la cara, radiografías digitales (panorámica, tele, frontal…) y modelos, para determinar el mejor tratamiento para cada paciente aportando opciones complementarias.

Una vez realizado este estudio, se podrá dar una orientación aproximada de la duración del tratamiento.

Invisalign

Hoy en día la incomodidad de que se vean los aparatos de ortodoncia ha sido ampliamente superada con la aparición del sistema Invisalign. La llamada ortodoncia invisible, permite a los pacientes corregir sus dientes descolocados logrando una sonrisa saludable y estética. No hay que olvidar que las piezas dentarias tienen que estar correctamente alineadas, guardando una buena relación entre ellas para poder mantener nuestra boca sana y en perfecto funcionamiento.

Invisalign permite al paciente regular su propio tratamiento, retirarse el “aparato” en momentos en los que necesita tener un aspecto más estético o simplemente para comer o realizar una correcta higiene dental.
Con las mínimas incomodidades y un tiempo de tratamiento corto lograremos conseguir esa sonrisa deseada con una funcionalidad eficaz que proporcionará una masticación e higiene más adecuadas.